Laus

Imágenes para una época de incertidumbres

Grand Laus para la productora CANADA con el videoclip "Exits" de la banda Foals

Frame del videoclip "Exits" de Foals

Melodías enigmáticas y ritmos suspendidos sobre una extraña energía. Magnetismo electrónico y tensión de guitarras. Una lírica que parece extraída de Edgar Allan Poe se extiende como gotas de mercurio a través de los caminos que va abriendo la voz etérea y distintiva de Yannis Philippakis, alma de la banda inglesa Foals. Y si la canción atrapa, el videoclip hipnotiza. Esto no es música ni es cine, no es pop ni es video. Una y otra parte ya no pueden entenderse por separado porque la frontera entre lenguajes desvanece. ¿Podemos hablar ya de un arte audiovisual global?

La historia de Exits —"Salidas"— contiene un cripticismo atractivo. Según Philippakis, su autor y cantante, va de "pintar una imagen visual con palabras sobre el momento que vivimos y todas las preocupaciones que tenemos". El clip está ambientado en ubicaciones fragmentarias, lugares deformados donde pasan episodios surreales que mezclan el desasosiego y la esperanza, el terror y la vida, la luz y la oscuridad de una época dominada por la incertidumbre.

"Queríamos hacer un video que fuera como una serie de viñetas, donde hay un inicio, un nudo y un desenlace, aunque no necesariamente en ese orden". La ausencia de orden, entendido literalmente pero también en un sentido figurado, se muestra con recursos narrativos y visuales de espléndida factura. Dirigido por Albert Moya, el video producido por CANADA ha sido filmado en formato cinematográfico en varias localizaciones de un Budapest distópico, gélido y muy alejado de una imagen de ciudad apacible y acogedora. Bien nutrido de personajes y situaciones, los protagonistas son la actriz francesa Christa Théret y el británico Isaac Hempstead Wright, este último conocido por su participación en Juego de Tronos.

La calidad de las interpretaciones, la fotografía preciosista, la sensación de estar ante un cortometraje redondo, de un ritmo visual no exactamente trepidante pero sí agitado y definitivamente perturbador. Todas las virtudes de una pieza audiovisual al servicio de mucho más que la música afloran en Exits, como si el arte hubiera encontrado nuevas salidas, contradiciendo con insolencia y seguridad la propia letra de la canción. Y es que el mundo está al revés.

Noticias relacionadas