Laus

Laus Aporta-Fundació Banc Sabadell 2018

Proyectos que destacan por su aportación social, económica o cultural.

El premio Laus Aporta-Fundació Banc Sabadell quiere hacer visibles aquellos trabajos que destacan por su aportación social, económica o cultural desde la comunicación visual. Los chairmen y chairwomen de todas las categorías junto a Montserrat Corominas, directora adjunta de la Colección de Arte Banc Sabadell, otorgan este premio de entre todas las piezas presentadas a los ADG Laus.

Entre los 1200 proyectos de esta edición, 'The Good Virus' de Contrapunto BBDO y 'Soror' de Natàlia Pàmies han sido los proyectos seleccionados en la categoría Profesional y Estudiantes respectivamente.

LAUS APORTA PROFESIONALES

'The Good Virus' de Contrapunto BBDO

El 7% de la población infantil está afectada por el Trastorno Específico del Lenguaje y por eso es muy importante hablar de él. Conocerlo, estudiarlo, diagnosticarlo correctamente y preparar el terreno para un tratamiento correcto. Este es el gran objetivo de la campaña Good Virus, una acción efectiva y muy alentadora creada por la agencia Contrapunto BBDO e impulsada por ATELCA, la Asociación TEL de Cataluña.

¿Qué es el TEL? Se trata de un trastorno grave y duradero que afecta a la adquisición del lenguaje desde sus inicios. A pesar de su elevada incidencia, es aún muy desconocido entre los profesionales de la salud y, no digamos, entre la población en general.  El TEL se prolonga durante la infancia y la adolescencia, y en algunos casos puede dejar secuelas significativas en la edad adulta.

No todos los niños presentan los mismos síntomas, pues el TEL no afecta siempre de la misma forma ni con la misma intensidad a todos los componentes del lenguaje (comprensión, pronunciación, sintaxis, uso social del lenguaje...). Inicialmente sus síntomas se solapan con los de otras patologías del desarrollo; en ocasiones, es preciso un tiempo de evolución y de respuesta al tratamiento para confirmar o corregir un diagnóstico inicial.

La identificación del trastorno debe hacerse por personas especializadas en este tipo de alteraciones, por eso es fundamental preparar para la detección del TEL a todos los profesionales implicados, especialmente desde su etapa de formación. Ese el contexto de Good Virus, que este año ha merecido el premio Laus Aporta-Fundació Banc Sabadell en la categoría Profesional.

Los ingredientes principales de la campaña son el equívoco inicial y la sorpresa. Por medio de estos recursos tan netamente publicitarios, es más sencillo llegar al destinatario, apelar a sus emociones, convencerle y moverle a la acción. En este caso, ese destinatario es todo estudiante universitario de medicina, magisterio, logopedia y psicología susceptible de especializarse y llegar a diagnosticar y tratar algún día situaciones y casos de TEL. La sorpresa consistió en propagar un inesperado y travieso virus informático que se colaba en los ordenadores de los estudiantes y distorsionaba su comportamiento de forma que los equipos parecían tener TEL. Al principio, claro está, los alumnos no entendían nada: ¿por qué su ordenador escribía las palabras tan descontroladamente mal? Enseguida se desvelaba el misterio: estaba afectado por el trastorno específico del lenguaje.

La metáfora deja al descubierto la importancia que tiene el TEL y las dificultades de su identificación. Darlo a conocer, sensibilizar a los profesionales e introducirlo en los currículums universitarios es el caballo de batalla de ATELCA, que ha tenido la visión de confiar en una agencia como Contrapunto para comunicar y viralizar la problemática mediante esta pieza audiovisual.

.

LAUS APORTA ESTUDIANTES

Entrevistamos a Natàlia Pàmies de la escuela EINA, ganadora del Laus Aporta con su proyecto 'Soror'.

¿Por qué este proyecto? ¿Qué lo motiva?
Nace de una necesidad puramente personal. Cada vez escuchaba más hablar sobre feminismo y me identificaba, pero nunca había investigado así que aproveché el Trabajo Final de Estudios para aprender sobre el tema. Al empezar a investigar publicaciones feministas, me llamó la atención su diseño: la mayoría se asocian bien con la concepción tradicional de la feminidad (colores pastel, dirección de arte delicada), bien con antiguos códigos del movimiento feminista (violeta, símbolo con el puño alzado). El contenido es progresista, pero los códigos visuales que utilizan no lo son tanto. Pensé que sería un buen ejercicio de diseño conseguir que forma y contenido fueran inseparables y estuvieran al mismo nivel.

¿Cómo es Soror?
Tiene unos elementos gráficos fijos en todos los números (formato, papel, márgenes, columnas, foliación) y otros que varían en función del tema tratado: tipografía, dirección de arte, arquitectura de la página y recursos gráficos. En lo que respecta al estilo visual, establecí unos valores para unificar los números de la revista: crítica, disconformidad, transgresión y reflexión. Los contenidos son todos reales y la mayoría son tesis, artículos de opinión y entrevistas.

¿Qué papel juega la tipografía?
Es puramente expresiva pero con una coherencia detrás, es un elemento que refuerza el contenido y que forma parte del conjunto, sin tener un protagonismo desmesurado. Como norma, cada edición utiliza dos tipografías diferentes. En el número sobre la violencia, por ejemplo, el uso de la Druk remite al impacto de la agresividad que se quiere representar.

¿Qué supone Soror para tu desarrollo profesional?
Un gran reto. En lo que respecta al proceso de diseño, me propuse encontrar un equilibrio entre la representación del concepto y su interés visual; quería que la revista mantuviera un aspecto transgresor y crítico en todo momento. En el aspecto más personal, hacer Soror supone un antes y un después. Ha sido confuso y al mismo tiempo gratificante: estaba creando una revista para concienciar a los otros pero quien se estaba concienciando más era yo misma. Ha sido muy positivo y muy recomendable hacer el Trabajo Final sobre un tema que realmente me interesaba aprender.

¿A qué diseñadores/as admiras y sigues?
Entre los más cercanos, me emociona el trabajo de Carles Murillo, de Ana Domínguez y de Curro Claret. Me gustan sus proyectos porque tienen alma y se diferencian de muchas de las tendencias actuales del diseño. En lo que respecta a uno de los diseñadores que crea estas tendencias, admiro a Mirko Borsche. No concibe ninguna norma.

¿El futuro?
Con ganas de hacer proyectos que me gusten y que contribuyan de verdad. Me gustaría ampliar mis conocimientos hacia otras disciplinas y no solo hacer proyectos como diseñadora gráfica.

Noticias relacionadas